domingo, 28 de marzo de 2010

Celso García León. Galápagos - Isla Isabela


Celso García, el galapagueño multifacético

Texto y fotos por: Ana Mireya Guerrero G.*


Celso García León, nació en el año de 1949 en la isla San Cristóbal, desde temprana edad se dedicó a las actividades pesqueras… “Yo no tenía juguetes, y tampoco me gustaban, a mi me gustaba andar en las piedras… ir a pescar… Desde pequeñito la energía de los dioses del mar, me llevó hacia las aguas y así comencé a bucear y a pescar”. Indica que la vida de un pescador es sacrificada… toca ir bien en la
Celso García León. Foto: Ana Mireya Guerrero G.

mañanita a coger carnada para los anzuelos, a veces en aguas heladas iguales a las aguas que bañan a los locos… Una vez que se ha recogido la carnada, empieza el proceso de la pesca y como hay que jalar y tirar del cordel, muchas veces las manos terminan hechas llagas. Celso considera que tanto la pesca como la agricultura, al ser actividades ancestrales, serán las que se mantengan en las islas Galápagos, ya que para él, el turismo es una actividad que a la larga traerá muchos problemas sociales y la destrucción de la naturaleza.


Cuando realizaba el servicio militar, él, junto a su amigo, el conscripto Miguel Freire, fueron seleccionados para asistir a un curso sobre naturaleza y ecología en la Estación Científica Charles Darwin, en la isla Santa Cruz. A partir de ese momento Celso se interesó mucho en temas relacionados al ambiente, y poco a poco fue involucrándose como guía con los turistas que arribaban a la isla. Desde hace diez años Celso García vive en la isla Isabela, se sintió atraído por la belleza de su naturaleza, pero también quería escapar de “la civilización” que empezó a desarrollarse en Santa Cruz con “muchos carros, mucho ruido y una energía muy acelerada que intoxica y presiona a los individuos”.

Mi primer encuentro con Celso fue en la playa de Isabela, al preguntarle sobre su nacimiento me contó que nació a veinte metros de la orilla del mar, a las tres de la mañana de un 4 de mayo bajo un cielo estrellado. Dibujó en la arena con la ayuda de un trozo de madera la forma y posición de las constelaciones que habían estado presentes durante su nacimiento. Fue muy grato escucharle conversar sobre astrología y otros aspectos. Celso siempre ha estado interesado en numerosos temas como el ambiente, la política, la genética, la filosofía, la eugenesia y la meditación, posee en su vivienda diversos libros sobre todos estos temas que los utiliza como fuente de consulta y análisis. Dice que ha aprendido mucho leyendo y frecuentando diversos tipos de personas… “He aprendido sin ir a la universidad… he aprendido de la naturaleza, de personas y libros… estoy agradecido… toda esa recopilación es la que está en mi cabeza, en mi alma y en mi espíritu”, agregó.

Con cara de pícaro y riéndose mucho, me conversó una de sus anécdotas: En una ocasión llegaron a Galápagos unos periodistas alemanes y Celso considerando que en muchas ocasiones ciertos periodistas “quieren hacer quedar mal al sector pesquero”… decidió jugarles una buena pasada y les engañó diciéndoles que en el continente asiático, allá en el Medio Oriente se preparó en guerra de guerrillas… y que él era uno de los más sanguinarios… “Imagínate” agrega “yo que ni siquiera conozco todo el Ecuador… voy a irme al Medio Oriente”. En fin, el artículo fue publicado en una revista que llegó a Galápagos, “unos amigos me la enseñaron y tradujeron lo que decía… todos nos reímos” indica.

Cuando pregunté a Celso cómo se define, respondió que es multifacético: “cuando me hostigo de guiar, me voy a cocinar porque también soy cocinero… cuando me hostigo de cocinar, me voy de Capitán o voy a ver a mis amigos ahí en las fincas, a ayudarles en la agricultura, o voy a pescar”

Celso es galapagueño, y para él ser galapagueño es amar a la tierra, querer el lugar donde uno está, ser amante de la naturaleza.


Paisaje isabeleño
Foto: Ana Mireya Guerrero G.

* Investigación auspiciada por el Ministerio de Cultura del Ecuador.
Publicado en el Periódico Quincenal El Colono (Pto. Ayora – Galápagos), en la Primera edición de noviembre del 2009. Pág. 06
.
contador gratis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada