domingo, 28 de marzo de 2010

Enrique Mayorga Velasteguí. Galápagos - Isla San Cristóbal

Enrique Mayorga Velasteguí, descendiente del primer escultor de San Cristóbal


Texto y fotos por: Ana Mireya Guerrero, G.*



Don Enrique Mayorga Velasteguí es originario de la ciudad de Ambato, arribó a la isla San Cristóbal junto a sus padres y hermanos en 1949, a la edad de 18 años. El motivo de su llegada a Galápagos fue debido a un problema de salud de su padre, Don José Augusto Mayorga, a quien los médicos le indicaron sobre la necesidad de que viva en un clima cálido para mejorar su afección; por lo que un amigo, el suboficial de la Armada, Juan Sotomayor, le sugirió que viniera a las Islas Encantadas.


Una vez en Galápagos la familia Mayorga Velasteguí se instaló en una casita de Puerto Baquerizo Moreno, la misma que les fue facilitada por el suboficial Sotomayor. Don Enrique comenta que en ese entonces las pocas viviendas existentes eran construidas de caña o de maguey, y recuerda que el cuartito donde fueron hospedados estaba lleno de hormigas, lagartijas y cucarachas, sin embargo se adaptaron rápidamente al lugar.


Por recomendación del suboficial Sotomayor, Don José Augusto consiguió trabajo en la "Sociedad Pesquera de Galápagos, La Predial”, a la vez que se dedicaba a la escultura. “Mi padre fue cabalmente el primer escultor de San Cristóbal”, señala Don Enrique y trae a la memoria que en ocasiones salían juntos de paseo a los cerros aledaños, y, su padre al observar las raíces torcidas de los árboles indicaba “esto sirve para hacer arte”. Y así fue, los dos se dedicaron a tallar algunas figuras de madera, las mismas que eran vendidas a los turistas que visitaban la isla en yates. Con el paso del tiempo, montaron un pequeño taller, donde elaboraban esculturas con distintos motivos: fauna y flora del lugar, personajes como Sancho Panza, y sobre todo arte semiabstracta. La habilidad desarrollada por Don Enrique Mayorga en la escultura le permitió enseñar su oficio en escuelas y colegios de las islas San Cristóbal y Santa Cruz.


De su permanencia en Santa Cruz recuerda con cariño a todas las instituciones educativas en las que trabajó y hace referencia a la Escuela Huayna Cápac, la misma que actualmente no existe y que se encontraba ubicada en recinto El Carmen. Cada 16 de julio, día de la Virgen del Carmen, se realizaban las fiestas de la Institución, todos colaboraban, unos traían reses, los maestros colectaban leña del monte para los asados y otros ayudaban en la preparación de ensaladas y arroz. En estas celebraciones nunca faltaban las peleas de gallos y las actividades deportivas. La gente arribaba de los alrededores y del Puerto a deleitarse de los apetitosos platos y a disfrutar de los diferentes actos. Los fondos recaudados durante las festividades eran utilizados para realizar mejoras en la Escuela a través de mingas en las que participaban padres de familia y maestros.


Cuando visité a Don Enrique Mayorga en su vivienda ubicada en el Barrio Frío de Puerto Baquerizo Moreno, pude ver que aún mantiene un pequeño taller pues ocasionalmente elabora obras por pedido, y, como su afición por la escultura estuvo siempre alternada con la agricultura, posee además una huertita donde produce pepinillo, tomate, fréjol, etc. para consumo familiar.


Don Enrique aún conserva el humor que siempre le ha caracterizado, el cual utilizaba para montar obras teatrales que eran presentadas durante las veladas que se organizaban hace mucho tiempo en San Cristóbal. Me aproveché de esta situación para preguntarle del porqué de su apelativo “Cristalino” y en medio de risas me contó que cuando él era muchacho era delgadito y de color amarillento y los amigos más cercanos empezaron a decirle Cristalino y el sobrenombre se difundió cuando un día en un partido de fútbol, en el cual él era guardameta tapó un penal… y de repente alguien de la barra gritó a viva voz “viva Cristalino”.


Actualmente Don Enrique Mayorga forma parte de la Asociación de la Tercera Edad denominada “Los Años Dorados”. La sede del grupo se encuentra ubicada en el barrio “Divino Niño”; su construcción fue posible gracias a la colaboración de instituciones públicas y privadas, así como al apoyo de la comunidad de San Cristóbal, pero sobre todo al empeño y entereza de sus miembros.


Sede de"Los Años Dorados"

Foto: Ana Mireya Guerrero G.


Don Enrique junto a sus compañeros realizan diversas actividades, participan en cursos de distinta índole, como por ejemplo en la elaboración de bolsos, pan, etc. Durante mi última visita los integrantes de “Los Años Dorados” se encontraban realizando un curso de panadería y tuve el gusto de saborear el rico y suave pan que produjeron. Su idea es, en un futuro comercializar en base a pedidos este producto en la comunidad.


Don Enrique Mayorga, con sus compañeros de "Los Años Dorados"

Foto: Ana Mireya Guerrero G.



* Investigación auspiciada por el Ministerio de Cultura del Ecuador.

Publicado en el Periódico Quincenal El Colono (Pto. Ayora – Galápagos), en la Segunda edición de junio del 2009. Pág. 10.


4 comentarios:

  1. ¡Qué chévere!
    Un abrazo,

    María Dolores.

    ResponderEliminar
  2. Hola Loly. Muchas gracias. Saludos cordiales y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. De curioso, estaba leyendo sobre galapagos y me di cuenta que tambien en esta foto esta el hermano menor de Enrique Mayorga.. su hermano Luis Coco Mayorga.. quien recion fallecio el noviembre 22. 2012.. es el que esta con camisa acuadros contra la pared

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edward, gracias por visitar el blog, también gracias por la información que nos proporcionas en tu mensaje. Un saludo.

      Eliminar